La Fiesta Del Futbol

El partido entre Atlético Paraná y All Boys, por la 40° fecha de la Primera B Nacional, se tuvo que suspender a los 31′ de la etapa complementaria, ya que un proyectil que partió desde una de las tribunas del estadio Pedro Mutio impactó en la cabeza del juez asistente Martín Bustos.

El partido se desarrollaba dentro de los carriles normales, pero en forma sorpresiva surgió la agresión desde la tribuna que da sobre calle Maciá hacia la persona del asistente del árbitro Ariel Penel.

Automáticamente, al percibir el grado de la agresión -una herida en la cabeza- el árbitro decidió la suspensión del cotejo que afecta en forma profunda a Atlético Paraná; equipo que atraviesa una situación complicada con el descenso.

Ahora restará conocer el informe del árbitro, y la posterior decisión del Tribunal de Penas de AFA.

“INCONCEBIBLE!

Daniel Viola, dirigente Decano, admitió ante los micrófonos de La Fiesta del Fútbol que es “Inconcebible lo que pasó”. Y con mucha bronca, dijo: “Me gustaría saber donde está esa persona, que me explique que quiso hacer. No es hincha de Paraná”. Y reconoció: “Es increíble. Nunca nos pasó algo así; es lo peor que nos puede pasar. Para nada justificable esto”.

También David Cáceres, Revisor de Cuentas Decano, comentó: “Estas cosas no pueden pasar; es un club familiar. Nos perjudica a todos”.

LA SINTESIS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *