La Fiesta Del Futbol

Independiente no pudo imponerse en el estadio Libertadores de América. (Twitter @Independiente)

Independiente, pese a jugar más de una hora con un hombre menos, pudo empatar 1 a 1 con Gremio de Porto Alegre, en la primera final de la Recopa Sudamericana 2018.

El Rojo levantó una desventaja inicial conseguida por Luan (a los 21 minutos del primer tiempo), cuando ya se había quedado con 10 jugadores en cancha por la tarjeta roja que le mostraron a Emmanuel Gigliotti (a los 27 minutos de la parte inicial). El tanto de la igualdad de los dirigidos por Ariel Holan fue obra de Bruno Cortez, en contra (a los 33 minutos del primer tiempo).

En el arranque del juego, los dos equipos fueron cautos. Gremio empezó mejor, con tenencia por ambos costados, pero el el local recuperó la pelota y equilibró las acciones.

En la primera aproximación concreta a la valla del uruguayo Martín Campaña, la formación Tricolor consiguió la apertura tras un error del venezolano Fernando Amorebieta, quien se equivocó en la salida y Luan lo aprovechó.

Sobre los 24 minutos llegó la jugada que cambió el pulso del partido, Gigliotti le entró fuerte al uruguayense Walter Kannemann y recibió la tarjeta amarilla. Los árbitros asistentes lo llamaron al principal, el ecuatoriano Roddy Zambrano, haciéndose necesaria la interpretación del VAR para dictaminar la suerte del atacante. Después de casi cuatro minutos de deliberaciones, el juez le mostró la tarjeta roja al Puma.

A pesar de la inferioridad numérica, Independiente se acomodó mejor en la cancha y cambió el dibujo táctico, apelando a un 4-4-1. Meza se hizo pivote y, de sus pies, surgieron los estiletazos con los cuales el dueño de casa buscó inquietar.

A esa altura, el marcador ya estaba empatado, luego de que Cortez desviara desacomodara a su arquero tras la ejecución de un tiro libre.

Gremio no especulaba pero tampoco desprendía sus hombres por el campo como para hacer pesar la diferencia numérica.

En la segunda etapa, el equipo brasileño intentó modificar el desarrollo. Pero no tuvo la claridad suficiente y, de a poco, empezó a conformarse con la igualdad en calidad de visitante.

Independiente, con amor propio y disputando cada pelota como si fuese la última, no tuvo la fuerza como para arribar a la valla contraria.

Recién en el final, los brasileros se animaron a jugar más adelante en el campo, pero casi que no generaron ninguna chance.

La revancha se jugará el miércoles 21 de febrero, en el Arena do Gremio de Porto Alegre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *