La Fiesta Del Futbol

El empate no le sirvió ni a la Lepra ni al Gasolero. (Foto: Twitter @CANOBoficial)

Newell’s Old Boys, que no levanta cabeza, empató sin goles con Temperley, uno de los cuatro equipos en zona de descenso, en un partido correspondiente a la fecha 17 de la Superliga Argentina de Fútbol (SAF).

Apenas habían jugado 15 segundos cuando Muñoz tuvo la primera chance para el visitante. El Celeste sorprendió en los primeros minutos con el buen juego de sus volantes, en el que se destacaron Brandán, Fatori, Arregui y Di Lorenzo, aunque careció de peso ofensivo.

La Lepra se acomodó mejor y generó su llegada más clara del primer tiempo a los cinco minutos, cuando Rodríguez le metió un pase preciso a Fértoli por izquierda, quien remató suave de derecha ante la salida del arquero, pero el zaguero Riveros salvó magistralmente en el área chica.

El resto del partido fue un monólogo del anfitrión con la pelota y con el Gasolero, que lo esperaba bien parado en su campo, pero que cuando la recuperaba jugaba bien por abajo, pero sin profundidad ni velocidad para sacar una réplica contundente.

El partido estuvo detenido cuatro minutos a los nueve porque la barra brava local desplegó una bandera de Central, que finalmente quemó, ante la orden del juez Nicolás Lamolina y del capitán Rojinegro Hernán Bernardello de que la bajaran.

El complemento pareció otro partido porque Newell’s salió dispuesto a llevárselo por delante con desbordes y centros, ante un Temperley que intentó contraatatacar.

El partido se calentó por las faltas de ambos, que Lamolina cobró ostensiblemente a favor del local.

El juego volvió a ser suspendido tres minutos a los 37 minutos por cuatro simpatizantes locales subidos al tejido de la popular que le tiraban agua al arquero visitante en cada córner.

El complemente fue finalmente tan malo que la única llegada clara fue un cabezazo de Fontanini.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *