La Fiesta Del Futbol

River jugó con mucha autoridad, fue efectivo y gritó campeón. (Foto: @DiarioOle)

River se consagró campeón de la Supercopa Argentina al vencer a Boca por 2 a 0 en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza, donde golpeó en los momentos justos y además tuvo en Franco Armani a un arquero que se vistió de héroe para la ocasión, apareciendo con cuatro atajadas que valieron un título.

El partido se jugó dentro de los carriles esperados, con el Xeneize tratando de asumir el protagonismo y el Millonario bien parado en su campo y saliendo con una transición rápida por los costados, pero fundamentalmente apoyado en la gestión del retornado Gonzalo Martínez.

River era más ordenado, con una prodigalidad de sus jugadores para luchar cada pelota como si fuera la última, pero sin olvidarse nunca del arco de enfrente. Boca, en tanto, no encontraba respuestas en sus referentes: Carlos Tevez, perdido en la posición de nueve, y Pablo Pérez, que se encimaba con Nahitan Nández y no acertaba ni con la pelota ni con la marca.

El que intentaba erigirse en el dueño de la pelota en los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto era entonces Edwin Cardona, pero en su búsqueda por hacerse del balón bajaba hasta su propia área y así tocó a Nacho Fernández en la espalda y el árbitro Patricio Loustau cobró” y el Pity Martínez convirtió.

De ahí hasta el final de la etapa se vio entonces lo mejor de River, dominando el partido desde lo posicional, desde la posesión y circulación, y fundamentalmente desde lo anímico. Es que la pelota empezó a pasar por los pies de Fernández y Martínez, mientras Cristian Pavón era un manojo de intentos individuales por lo general infructuosos.

En el segundo tiempo,  el técnico Marcelo Gallardo apenas superados los 20 minutos del segundo tiempo ya había realizado los tres cambios, cuando se veía lo mejor de Boca en el encuentro.

Pero en ese tiempo Armani sacó cuatro situaciones claras a Pavón, Cardona, Fabra y Nández.

Cuando acababa de entrar Scocco por un imperceptible Lucas Pratto, y tras el último rebote Nacho Fernández tomó el balón y se lo llevó hasta el área rival, se lo cedió por la derecha a Martínez, que enganchó ante Fabra y jugó al medio para que Nacho, en la primera pelota que tocaba, liquidara el partido.

Iban 24 minutos pero ya Boca no volvería a pisar con riesgo el área rival, evidentemente shockeado por esa segunda conquista de su adversario, que fue un verdadero golpe de nocaut para los de la Ribera, que poco pudo hacer durante los minutos posteriores para inquietar a River.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *