La Fiesta Del Futbol

El Xeneize se quedó con una victoria importante para recuperar confianza. (Twitter @argsaf)

Boca consiguió el triunfo más oportuno. Por la séptima fecha de la Superliga Argentina de Fútbol (SAF), superó 3-1 a Colón, luego de atravesar su semana crítica, en la que cayó ante River en el Superclásico y luego quedó eliminado frente a Gimnasia en los octavos de final de la Copa Argentina.

Lisandro Magallán, Mauro Zárate -de penal- y Carlos Tevez convirtieron los goles para el conjunto de Guillermo Barros Schelotto. Gonzalo Bueno descontó para el Sabalero.

El triunfo no sólo le sirvió al Xeneize para que no se le escapara más Racing en la cima de la Superliga (le lleva seis unidades), sino también que representa el oxígeno para enfocarse con optimismo en el duelo ante Cruzeiro por la vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores.

Boca comenzó apostando a su estilo: triple 5, pero búsqueda por las puntas, con la velocidad de Villa como bandera.

Colón presentó un planteo curioso: si el Xeneize recayó en el “falso 9”, el conjunto de Eduardo Domínguez directamente no incluyó delanteros naturales. Alan Ruiz, enlace de buen juego de espaldas, inició como ariete, con Bernardi y Mariano González por detrás, y la intención de juego en bloque, corto, o apelando a las pelotas cruzadas, remarca Infobae.
A los 15′, Lisandro Magallán, tras un córner que Nández peinó, irrumpió con olfato para anotar el 1-0.

El Sabalero empujó en desventaja y asustó con un par de centros y un remate furioso de Clemente Rodríguez que se topó con una gran volada de Agustín Rossi.

Pero a los 32′ el local se puso 2 a 0 gracias al penal ejecutado por Mauro Zárate y generado por una corrida de Villa.

Desde los estiletazos de Gago, con la velocidad del colombiano, Boca le tomó el sabor al partido y fue lastimando con transiciones rápidas.

En la segunda parte, el partido ganó en aspereza, pero perdió ritmo. Colón volvió a tener la oportunidad de descontar, pero Rossi resolvió con agilidad un remate esquinado de González.

Recién a los 22′ de la etapa complementaria, Domínguez “se la jugó” con el ingreso de un delantero (Gonzalo Bueno) por González. A los 27′, duplicó la apuesta y lanzó al césped al juvenil Leguizamón por Bastía.

Pero fue Boca el que terminó encontrando el 3-0: a los 34′, el ingresado Tevez se buscó el hueco y, con un remate al rincón, firmó la goleada.

Luego solo hubo tiempo para el descuento del visitante, aunque la historia ya estaba definida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *