River se metió en la final de la Copa Libertadores luego de una heroica remontada ante Gremio en Porto Alegre. Iba 1 a 0 abajo en el marcador, 2-0 en el global y terminó con una victoria agónica por 2 a 1 que lo clasificó a la definición.

El Millonario dominó a su rival desde el inicio, aunque fue el conjunto local el que consiguió la ventaja de la manera menos esperada. Un rebote a la salida de un córner y otro rebote tras un remate de Leo Gómes dejaron sin respuestas a Franco Armani.

Pero el arquero de River fue protagonista de otra jugada, que fue la que mantuvo con vida a su equipo en un mano a mano que le tapó a Everton.

Rafael Santos Borré, con un cabezazo a los 37 del segundo tiempo, inició la remontada del Millonario. Y a los 44 y medio, un remate de Ignacio Scocco pegó en la mano de Bressan: VAR, penal y Pity Martínez no perdonó para meter a River en una nueva final de Libertadores.